Bungy

Estás aquí

Para muchos visitantes, lanzarse en bungy en Nueva Zelanda se ha convertido prácticamente en un rito de iniciación, rito que asumen como un vertiginoso salto de fe cuando están acá.

En la década de 1980, dos jóvenes neozelandeses, AJ Hackett y Henry van Asch, organizaron la primera actividad comercial de bungy, con un salto desde el histórico puente Kawarau, cerca de Queenstown. Desde entonces, Nueva Zelanda se transformó en el centro mundial del bungy.

Por todo el país, podés saltar desde puentes, cimas de montañas, viaductos de tren, plataformas construidas especialmente en el borde de acantilados, y techos de estadios.

El más alto es el bungy Nevis, con una increíble altura de 134 metros. También podés lanzarte al vacío desde el Puente del puerto de Auckland con el hermoso puerto Waitemata como telón de fondo.

Todos los días de la semana, lugareños y turistas por igual disfrutan de la experiencia de lanzarse en bungy entre asombrosos paisajes. Los saltos en bungy siguen siendo una de las actividades recreativas más populares y famosas del país. 

Leer másCerrar

¿Tienes una gran historia para contar? Agrega tu artículo

Buscar y reservar vuelos