Coromandel

Estás aquí

Coromandel, con playas prístinas, bosques nativos y atmósfera relajada, es uno de los destinos de vacaciones más populares y amados de Nueva Zelanda.

Si observás el golfo con binoculares desde Auckland, vas a notar que Coromandel es todo lo contrario a una gran ciudad. Cubierto de bosque nativo con playas deslumbrantes de arena blanca, es un lugar rústico e inexplorado que invita a relajarse. Es un sitio lleno de actividades y atracciones. Podés elegir lanzarte en paracaídas en Whitianga o tomar un tour guiado en kayak por el mar de la costa.

Podés dar un paseo en medio de la quietud del bosque autóctono (Coromandel es un paraíso para los excursionistas), o simplemente sentarte y relajarte en una pileta tibia y burbujeante en la playa Hot Water. Incluso podrías explorar tu propia laguna secreta en la Isla Donut. Y hay mucho más.

Coromandel es hogar de muchos artistas y artesanos. Date una vuelta por sus estudios, donde serás más que bienvenido, buscá una obra de arte o una pieza de cerámica exclusiva y llevatela a casa. También alberga diversos eventos y conciertos que atraen a habitantes locales y visitantes por igual a este extraordinario lugar. Es fácil alojarse en la península de Coromandel. La mayoría de los hoteleros ofrecen lugares espectaculares, así que, independientemente de que tus gustos sean sofisticados o simples, conseguirás una habitación o un sitio para tu carpa con una vista increíble.

Buscar y reservar vuelos