Eastland

Estás aquí

Eastland es el lugar donde llegaron las primeras canoas polinesias, donde el capitán Cook hizo su primer desembarco, y donde maoríes y europeos se encontraron por primera vez.

Gisborne, el asentamiento más grande de Eastland, es la primera ciudad del mundo en ver el sol todos los días.

En esta parte relajada y escondida del país, el mundo se mueve lentamente; ir descalzo o a caballo son las formas principales de transporte. Es posible que quieras un auto, pero también vas a querer tomarte tu tiempo.

Conducí por la ruta Pacific Coast Highway y vas a ver que la cultura maorí está en todos los asentamientos. Hay casas de reunión talladas, iglesias maoríes hermosamente pintadas y conversaciones en Te Reo. Internate en el monte Hikurangi, la montaña sagrada del pueblo Ngati Porou, y vas a ver tallados gigantes de figuras del folclor maorí.

En la profundidad de la brumosa cadena montañosa Te Urewera, descendientes de los "Niños de la bruma", la antigua tribu Tuhoe, aún viven en armonía con el bosque que rodea el pueblo de Ruatahuna. Es poco probable que te encuentres con ellos si vas de excursión al Parque nacional Te Urewera, pero contratá a un guía local y vas a conocer algunas de sus historias y leyendas mientras explorás el bosque nativo más grande de la Isla Norte.

La soleada Eastland es famosa por sus bellas, y a menudo desiertas, playas, y por sus estimulantes y diversas rompientes, ideales para practicar surf. Alquilá una tabla y lanzate al mar, u observá las altas olas cómodamente tendido sobre tu toalla de playa. Entre otros pasatiempos populares se encuentran la pesca, el buceo, el ciclismo, el ciclismo de montaña y el golf.

Acá, no podés dejar de probar el vino. Conocida como la "capital del chardonnay de Nueva Zelanda", Gisborne produce vinos blancos de la más alta calidad, que podés disfrutar fácilmente en un tour panorámico por las bodegas.

El alojamiento en Eastland puede ser tan sofisticado como una cabaña de lujo, un B&B boutique o un hotel en la zona costera. Pero Eastland también es el paraíso para aquellos que gustan de las casas rodantes y carpas, ya que tienen absoluta libertad para acampar en medio del paisaje perfecto.

Leer másCerrar
Buscar y reservar vuelos