Puente a ninguna parte

Estás aquí

Encontrate con un puente extraño en el medio de un bosque nativo exuberante. ¿Qué hace ahí? ¿A dónde lleva?

Este puente de cemento, ubicado en el interior del bosque del Parque nacional Whanganui, parece estar ridículamente fuera de lugar. No hay ruta a ninguno de los dos lados, ni tampoco señales de construcciones o civilización. Es realmente un Puente a ninguna parte.

Como te podés imaginar, este puente tiene una historia interesante.

El valle remoto de Mangapurua se abrió en 1919 para ofrecer granjas a los soldados que regresaban de la Primera Guerra Mundial. Un puente colgante de madera para caballos era el acceso al valle. Después de años de agitación de la comunidad local, se construyó un puente más sólido de cemento en 1936. Sin embargo, solo se utilizó durante seis años. El asentamiento para soldados del valle de Mangapurua se alejó de sus tierras en 1942, después de décadas de penurias debido al suelo deficiente del valle. El bosque volvió a crecer, borrando toda señal del hombre, a excepción del puente.

Hoy podés encontrar el Puente a ninguna parte al tomar una moto de agua desde Pipiriki o Whakahoro. Desde Mangapurua Landing, en el río Whanganui, está a 40 minutos a pie de ida y atraviesa un bosque nativo hermoso. El puente ofrece vistas magníficas del valle forestal empinado y el lecho del río.

Esta zona es parte del Parque nacional Whanganui, y el Puente a ninguna parte es una característica de la excursión popular de dos días por el sendero Mangapurua, que comienza en Whakahoro.

Buscar y reservar vuelos