Toi, las artes maoríes

Estás aquí

Las artes creativas maoríes, como el tejido y el tallado, celebran el pasado y siguen evolucionando a través de la inspiración y los nuevos materiales.

Raranga: el arte del tejido

Cuando los maoríes llegaron por primera vez a Aotearoa, encontraron un clima extremo en comparación con su tierra natal en la Polinesia. Se adaptaron rápidamente usando las destrezas que tenían para entrelazar y tejer y produjeron korowai (capas) y otros objetos prácticos, como kete (canastas) y whāriki (alfombras). El material de tejido más usado era (y sigue siendo) el harakeke, conocido también como lino de Nueva Zelanda.

Tejedoras

El tejido se realiza tradicionalmente por las mujeres, y a las tejedoras habilidosas se las suele valorar en sus tribus. "Aitia te wahine o te pā harakeke" es un proverbio maorí que significa "Casate con la mujer que está siempre en el arbusto de lino, ya que es una trabajadora experta del lino y una persona industriosa".

New Zealand
Weaving flax, New Zealand

By James Heremaia

Weaving flax

Capas de belleza

Tradicionalmente, las capas se tejían a mano entre dos varillas de madera. Se integraban plumas e hilos decorativos a la tela a medida que avanzaba el tejido. Se usaban tintes naturales para lograr una variedad de colores: se usaba paru (barro de pantano) para lograr un tono negro, y el tenehaka (corteza) producía el marrón.

Las capas de kahu kuri eran las más preciadas, con tiras de cuero de perro integradas. El kuri (perro nativo de la Polinesia) vino a Nueva Zelanda con los primeros maoríes. Solo los rangatira (jefes) usaban kahu kuri.

New Zealand
Tejidos korowai, New Zealand

By James Heremaia

Las hábiles mujeres maoríes minuciosamente confeccionan korowai (capas) tejidas con toda delicadeza.

Whakairo: el arte del tallado

Más que pura decoración, cada whakairo (escultura tallada maorí) ofrecía una historia única. Las historias pasaban de generación en generación para explicar tradiciones culturales y la historia de la tribu. Tradicionalmente, los talladores maoríes eran hombres; su arte incluía preciosos adornos, armas, herramientas, instrumentos musicales, canoas y paneles y postes decorativos para varias construcciones en la aldea.

Un símbolo de prestigio

Los adornos preciosos se usaban (y se siguen usando) como símbolo de prestigio, e incluían pendientes para oreja y pecho y peinetas talladas que se llevaban en el cabello. Estaban hechos con pounamu (jade), marfil de cachalote y hueso de ballena, aunque también se incorporaban otros materiales, como plumas de albatros y dientes de tiburón. El pounamu de la Isla Sur es muy apreciado por su belleza y resistencia, y se sigue usando para hacer adornos hoy en día.

Símbolos y patrones

Las esculturas talladas maoríes son ricas en simbolismo y usan patrones comunes, aunque los estilos son diferentes entre las tribus. Entre los símbolos están el tiki, que representa la figura humana, y el manaia, una criatura con cabeza de ave y cuerpo de serpiente, que se relaciona con la custodia. Los patrones tradicionales usados en las esculturas talladas solían estar inspirados en el entorno natural, incluidas las telas de araña (pungawerewere), las escamas de peces (unaunahi) y las hojas que se despliegan del helecho (koru).

Rotorua
Un tallador en acción, Rotorua

By Chad Case

En Te Puia, en Rotorua, puedes ver a los talladores maoríes trabajando.

Observalo vos mismo

Centros culturales y talleres

Podés observar las formas de arte maorí más de cerca en los centros culturales y estudios de toda Nueva Zelanda. Un lugar así es Te Puia en Rotorua, que permite a los visitantes ingresar a sus escuelas de tejido y tallado para observar a los artistas mientras trabajan.

Galerías y museos

En muchas galerías de arte de todo el país se venden obras de artistas maoríes prominentes, y el arte maorí tradicional y moderno es buscado por coleccionistas de todo el mundo. Para ver obras de arte maorí históricas, visitá museos como Te Papa y el museo de Auckland.

Sea cual sea la forma que elijas experimentar el arte maorí, de seguro te intrigará e inspirará. Incluso podés encontrar un taonga (tesoro) especial para llevarte a casa.