Atracciones de Southland

Estás aquí

Con vistas hermosas a las montañas, playas, parques nacionales y la evasiva ave kiwi, Southland ofrece un verdadero trozo de la naturaleza.

Explorar Invercargill y Bluff: las ciudades más meridionales del mundo

Encontrá tu segundo hogar en el corazón de Southland, un lugar lleno de historia, vida silvestre y belleza natural. 

  • Relajate con una buena caminata o manejá a la playa Oreti, el circuito de carreras infame de Burt Munro.
  • Visitá el reptil nativo Henry de 110 años de edad en el museo Southland Museum and Art Gallery en Invercargill. 
  • Paseá por las 80 hectáreas de los hermosos alrededores, que incluyen un aviario, un jardín japonés y jardines de rosas en el parque central Queens.
  • Dirigite a Stirling Point en Bluff y pedí que te saquen una foto con el cartel de distancias más memorable del mundo.
  • Probá la famosa ostra de Bluff.
  • Embarcate en un ferry y dirigite a la isla Stewart para encontrar aventura, tranquilidad y vida silvestre en su máxima expresión. En la isla, vas a encontrar uno de los senderos Great Walks más espectaculares de Nueva Zelanda: el sendero Rakiura Track.

El mundo fascinante de la costa Catlins: historia de la naturaleza ante nuestros ojos

La costa Catlins es un lugar de cascadas ocultas y valles fluviales, aves y mamíferos marinos, bahías costeras rocosas y estuarios calmos.

  • La bahía Curio tiene historia palpable en su bosque petrificado jurásico de 180 millones de años, una vista que no te podés perder. El mejor momento para visitarlo es cuando la marea está baja.
  • Si ansiás ver vida silvestre en su estado natural, Nugget Point (Tokata), que se encuentra sobre la ruta patrimonial costera Catlins Coastal Heritage Trail, es el lugar donde tenés que estar. Con tres especies de pingüinos (incluido el pingüino Hoiho o pingüino ojigualdo), leopardos marinos de Hooker, delfines de cabeza blanca, elefantes marinos y lobos marinos de Nueva Zelanda, vas a tener una infinidad de alternativas.
  • Tomate el día para recorrer el sendero Catlins River-Wisp Loop Track, una caminata de cinco horas a través de algunos de los mejores bosques de hayas de Nueva Zelanda.
  • Hacé un paseo corto hasta las cataratas Purakaunui o, si sos valiente, podés llegar al géiser marino Jack's Blowhole, una cavidad de 55 metros de profundidad.
  • Caminá por las espectaculares cuevas Cathedral, accesibles solo con marea baja, y probá cantar bajo el techo de la cueva de 30 metros de altura.

Un parque de actividades divertidas

No te pierdas descubrir lo que hace que el oeste de Southland sea tan hermoso y unite a las actividades al aire libre, como pesca, vuelo y senderismo: acá vas a encontrar lo mejor.

  • Gore es el centro de pesca de trucha común de Southland, simplemente porque el río Mataura tiene los mayores índices de población y pesca de todos los ríos de Nueva Zelanda. Visitá los mejores lugares para pescar con un guía de pesca con mosca local.
  • Podés reservar un vuelo en la cabina y ver directamente aviones clásicos restaurados en la empresa Croydon Aircraft Company, o simplemente relajarte y verlos despegar desde un asiento cómodo en The Moth.
  • Visitá el museo Hokonui Moonshine Museum y la galería de arte Eastern Southland Art Gallery de Gore, donde vas a poder ver el espíritu de lucha de Southland en todo su esplendor. 
  • Dirigite al centro turístico costero de Riverton y disfrutá de la belleza de la costa y la historia en Te Hikoi, justo al oeste de Invercargill, uno de los asentamientos más antiguos en Nueva Zelanda. 
  • Tuatapere alberga el sendero Hump Ridge Track, una experiencia de caminata de tres días a través de la costa escabrosa, bosques de hayas y podocarpáceas, y salientes de areniscas espectaculares.
Buscar y reservar vuelos