Atracciones patrimoniales

Estás aquí

Aunque Nueva Zelanda todavía es un país relativamente joven, la riqueza de atracciones patrimoniales accesibles mantendrá entretenidos a los aficionados a la historia.

Por toda la zona rural, hay lugares donde el tiempo se ha detenido. Cabañas históricas y mansiones inmensas, cervecerías y viejos hoteles, ciudades victorianas y pueblos Art Déco: todo se preserva y protege para que puedas tener un vistazo del pasado.
 
En el extremo norte, Waitangi Treaty Grounds, el sitio donde se celebró el Tratado de Waitangi, nos ofrece una clase de historia sobre Nueva Zelanda, tanto de los aspectos europeos como los maoríes. En Auckland, casonas antiguas exhiben la beta más elegante de la vida colonial. Napier captura el glamour y la libertad arquitectónica de la década de 1930, mientras que Wellington te invita a ver los Edificios Gubernamentales, el edificio de madera más grande del hemisferio sur.
 
Los puntos patrimoniales de la Isla Sur comprenden las penurias de los días de la fiebre del oro, el glamour de la alta sociedad y la vida cotidiana de los primeros productores agropecuarios. Podés visitar todo, desde una cabaña pionera de troncos cortados en fosas hasta el único castillo de Nueva Zelanda, construido por un excéntrico banquero de Dunedin en la década de 1870.
Buscar y reservar vuelos