Fotografía

Estás aquí

Seas aficionado o profesional, Nueva Zelanda es el paraíso de los fotógrafos. Encontrarás una amplia variedad de objetivos para capturar con tu cámara.

Montañas y fiordos, playas salvajes y bosques misteriosos, tierras de labranza y zonas vírgenes, vida silvestre y vida nocturna... todo te parecerá interesante.
 
En verano, el paisaje se cubre de una cálida luz dorada y las noches son largas. En el extremo sur, no oscurece hasta las 10 p. m. El deslavado césped contrasta notablemente con los vívidos cielos azules y el profundo verde de los bosques.
 
El otoño anuncia su llegada con un maravilloso despliegue de amarillo, dorado y rojo. Aunque el bosque nativo de Nueva Zelanda es de hoja perenne, los árboles plantados por los primeros colonos dan un increíble espectáculo al costado de los caminos y los ríos.
 
Cuando llega el invierno, los Alpes del Sur se visten con una capa de nieve. Las mañanas y las noches se pintan de púrpura, rosa y malva. Las montañas, los glaciares, la bruma y los ríos congelados te cautivarán.
 
La primavera se presenta salpicada de lluvia. Las hojas de los helechos se despliegan en los bosques, los narcisos alegran los parques y jardines, las cascadas están plenas y la vida silvestre da la bienvenida a los recién llegados.
 
Un tour especializado en fotografía te dará el tiempo y estímulo que necesitás para capturar la impresionante belleza y la inigualable cultura de Nueva Zelanda.

¿Tienes una gran historia para contar? Agrega tu artículo

Buscar y reservar vuelos