Vistas panorámicas

Estás aquí

Nueva Zelanda es tierra de un inmenso y diverso paisaje. Acá verás cosas que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

En uno o dos días de viaje en automóvil, podés ver espectaculares glaciares, pintorescos fiordos, montañas escabrosas, vastas llanuras, colinas extensas, bosques subtropicales, una meseta volcánica y kilómetros de costas con playas arenosas. Gran parte de estos paisajes están protegidos por parques nacionales, con miles de kilómetros de senderos y caminos que muestran su belleza al público.

La posición de Nueva Zelanda sobre dos placas tectónicas le ha dado al país asombrosas áreas geotérmicas y volcanes, algunos de los cuales todavía están activos. El lago Taupo es el resultado de una de las erupciones volcánicas más grandes y más destructivas del mundo. Visitá Rotorua y podrás ver esta actividad geotérmica de cerca con los chorros de géiseres, piscinas de aguas termales y lodo burbujeante.

Nueva Zelanda tiene 15.000 kilómetros de costas dichosamente tranquilas con una diversidad única. La región de West Coast es escabrosa y salvaje, y tiene muchas playas de arena negra, mientras que la región de East Coast tiene suaves playas doradas, caletas calmas y puertos salpicados por islas.

Leer másCerrar
Buscar y reservar vuelos