Observación de aves

Estás aquí

Antes de que el hombre llegara, Nueva Zelanda era un mundo de aves y vegetación. Aquí encontrarás algunas de las aves más exóticas del mundo.

Las aves son nuestros habitantes más coloridos, y Nueva Zelanda es el paraíso de los observadores de aves, conocidos también como "twitchers". Están las aves no voladoras: el kiwi, por supuesto, y el kakapo, loro estridente y tímido que se contonea al andar.

El bosque nativo repica con el canto de las aves. Podrás verlas y escucharlas en nuestros parques nacionales, y cada vez más en el interior de los pueblos. Está el gracioso tui, el piwakawaka (cola de abanico) con su revoloteo y el torpe kereru, paloma torcaz nativa de gran tamaño.

Existen más de 80 tipos de aves marinas que se reproducen en nuestras costas, algunas de las cuales recorren miles de kilómetros desde el otro lado del planeta. En el Royal Albatross Centre, ubicado en Taiaroa Head, podrás ver la única colonia de cría en tierra firme del albatros real que existe en el mundo.

Un poco más hacia el sur, en Nugget Point, Southland, es posible observar tres especies de pingüinos, entre ellas el hioho (pequeño pingüino de ojos amarillos), así como delfines de Héctor, leones marinos y lobos marinos neozelandeses.

Leer másCerrar
Buscar y reservar vuelos