Conducir en Nueva Zelanda

Estás aquí

Conducir en Nueva Zelanda es diferente a conducir en otros países. ¿Qué necesitas saber antes de ponerte detrás del volante?

Pon a prueba tus habilidades de conducir en Nueva Zelanda

Agarra el volante y prueba como se siente conducir en las carreteras de Nueva Zelanda, a través del nuevo Programa AA sobre Capacitación de Conducción para Visitantes. Completa una serie de tareas y pon a prueba todos tus conocimientos sobre las normas de tránsito en Nueva Zelanda. ¡Si pasa la prueba, recibirás un certificado demostrando tus habilidades al volante!

Haz click aquí y pon a prueba tus habilidades para conducir en Nueva Zelanda.

Explorar los hermosos paisajes de Nueva Zelanda en un automóvil, una van o una casa rodante es una manera popular de viajar. Incluso si estás acostumbrado a conducir en otros lugares, tienes que estar consciente de factores como los cambios del clima, los caminos estrechos y sinuosos y las diferentes normas de tránsito antes de empezar tu viaje.

¿Qué diferencia tiene conducir en Nueva Zelanda?

Hay que conducir por el lado izquierdo del camino y los vehículos tienen el asiento del conductor al lado derecho.

Siempre conduce por el costado izquierdo del camino en Nueva Zelanda. Si estás acostumbrado a conducir por el lado derecho del camino, recorda esto puede ser un desafío, especialmente cuando entras al tráfico. Recuerda, si vas conduciendo debes estar sentado en el medio del camino, el asiento del copiloto debe ir en el borde del camino.

Debido a que conducir en Nueva Zelanda es muy diferente a lo que estás acostumbrado, asegúrate de estar alerta y bien descansado.
Es extremadamente peligroso conducir cuando estás cansado, especialmente en un país nuevo con caminos y reglas con las que no estás familiarizado. Los turistas que llegan a Nueva Zelanda pueden estar cansados por el desfase de horario, las jornadas que empiezan temprano o las largas noches, o porque condujeron todo el día anterior. Asegúrate de estar fresco y alerta, los conductores cansados no están seguros en los caminos de Nueva Zelanda.

Muchos caminos tienen condiciones variables y pueden ser estrechos, sinuosos y cubrir terreno montañoso.
El diverso terreno de Nueva Zelanda significa que los caminos son a menudo estrechos, montañosos y sinuosos con muchas curvas cerradas. Hay muy pocas autopistas fuera de las ciudades principales. La mayoría de nuestros caminos tienen un solo carril en cada dirección y no tienen barreras separadoras. También puedes encontrar caminos de tierra. Es importante tener mucho tiempo, ir lento y detenerse en un lugar seguro para dejar que te adelante el tráfico que viene atrás. Toma muchos descansos para mantenerte alerta.

Es fácil subestimar los tiempos de conducción cuando miras un mapa.
Los mapas no muestran qué tan estrechos y sinuosos pueden ser los caminos. Lo que puede verse como un viaje corto puede tomar horas. Por ejemplo: El camino de Hokitika hasta la ciudad de Haast, un camino popular para los visitantes que quieren detenerse para ver los glaciares de Nueva Zelanda, tiene 278 km (172 millas) de largo en el mapa y puede aparentar ser un viaje corto de 3 horas. Sin embargo, los conductores deben tomarse hasta 4 horas de tiempo de conducción debido a lo sinuoso que es el camino. La situación anterior es común en toda Nueva Zelanda, siempre tómate más tiempo del que crees que necesitarás.

Los peligros relacionados con el clima son comunes.
En Nueva Zelanda puedes experimentar las cuatro temporadas en un día. Es posible que el día comience con un cielo azul y sol, pero que llegues a tu destino bajo lluvia y granizo. Debido a esto, los peligros del camino relacionados con el clima pueden ocurrir en cualquier momento. Siempre revisa el pronóstico del tiempo antes de partir y ajusta tu plan en consecuencia. Si estás conduciendo en la Isla Sur en invierno, primavera y a fines del otoño, es posible que nieve; asegúrate de llevar cadenas si hay pronósticos de olas de frío. La mayoría de las empresas de alquiler proporcionarán cadenas y te mostrarán cómo colocarlas. Lee nuestros consejos para conducir en invierno.

Los caminos pueden ser traicioneros durante el invierno.
La nieve, el hielo y la niebla pueden ser comunes en invierno, sobre todo en la Isla Sur y en los pasos montañosos. Asegúrate de conocer el pronóstico del tiempo de la región en la que estás conduciendo, dejar una distancia grande entre los coches y viajar con cadenas para la nieve (y saber cómo colocarlas).

No todos los cruces ferroviarios en Nueva Zelanda tienen alarmas automáticas.
Sólo la mitad de los 1500 cruces ferroviarios de Nueva Zelanda tiene alarmas automáticas. Cuando las luces rojas parpadean significa que viene un tren, así que detente y sigue conduciendo solo cuando las luces hayan dejado de parpadear. Otros cruces solo tienen una señal de “cruce ferroviario” y de alto o de ceda el paso. Si las ves, detente, mira a ambos lados y solo cruza la pista si no hay trenes aproximándose.

Además de lo anterior, es una buena idea familiarizarse con las normas de tránsito importantes de Nueva Zelanda antes de tu llegada.