Comida y vino: lagos del Sur

Estás aquí

Con extraordinarios paisajes alpinos y un clima continental extremo, esta región es llamativa y cautivadora.

En un paisaje de montañas empinadas, ríos estruendosos y lagos profundos, los veranos calurosos y secos y los inviernos fríos y despejados han visto pasar la minería de oro, la ganadería de ovejas, luego, huertos frutales y, ahora, magníficos vinos.

Queenstown

Desde tu mesa en el restaurante, podrás contemplar un gran lago alpino a los pies de escarpadas montañas nevadas. Mientras degustas un pinot noir de gran cuerpo, te traen un plato de pato neozelandés preparado en dos cocciones. Inhalas los tibios aromas a casis, regaliz, frambuesa y cereza que emanan del vino. Esto podría ser el paraíso.

Los restaurantes gourmet a orillas del lago, como el Wai Waterfront, reúnen los más finos ingredientes y los preparan a la perfección. Sus destacados chefs y personal de servicio llegan a Queenstown atraídos por la abundancia de ingredientes excepcionales y el aventurero estilo de vida al aire libre.

Si adoras el cordero, el Roaring Megs Restaurant es el lugar indicado para ti. En caso de que quieras mejorar tus habilidades culinarias mientras estás aquí, puedes tomar clases de cocina en el Queenstown Resort College o en la escuela de cocina Ki Tao.

A corta distancia en automóvil al noreste de Queenstown, se encuentra el distrito vitivinícola del valle Gibbston. El amable personal que atiende los salones de cata en las bodegas, como la de Waitiri Creek Wines, te guiará a través de una degustación de vinos maravillosamente elaborados. Los restaurantes de las viñas, como el de Gibbston Valley Wines, ofrecen frescos comedores al aire libre durante el verano y cálidos entornos junto a la chimenea para almorzar en invierno.

Además del espléndido pinot noir, entre las especialidades de esta zona están el riesling, de carácter ligero e intenso, y el pinot gris, muy aromático y fresco. Si quieres aprovechar al máximo tu tiempo, comunícate con los operadores de tours vitivinícolas Appellation Central Wine Tours, Queenstown Wine Trail o It’s Wine Time para hacer un tour personalizado.

Más hacia el norte, el pintoresco pueblo histórico de Arrowtown ofrece una apetitosa variedad de restaurantes y cafés. También puedes comprar magníficos ingredientes locales, como pescados, carnes, animales de caza, frutos secos, quesos, aceitunas, hierbas, frutas y verduras.

Hacia el suroeste de Queenstown, se encuentra Fiordland. Esta remota y prístina región de Nueva Zelanda es reconocida por ofrecer experiencias en cabañas boutique tan inolvidables como el paisaje que las rodea.

Wanaka y Cromwell

El pueblo lacustre de Wanaka es encantador y tranquilo. Los restaurantes informales con deslumbrantes vistas al lago ofrecen una deliciosa variedad de platos locales e internacionales. También se pueden encontrar ambientes elegantes e íntimos para comer en los galardonados restaurantes rurales de las afueras del pueblo.

La cervecería boutique Wanaka Beerworks ofrece tours diarios y una sala de degustación en la que puedes probar las aclamadas lager de Viena, lager oscura y pilsener.

El histórico Hotel Cardrona, fundado en 1863, se encuentra al sur de Wanaka y es un sitio popular para detenerse a comer o tomar una bebida. Los visitantes disfrutan de las crepitantes chimeneas en invierno y del soleado jardín en los meses más cálidos.

Las cabañas boutique de lujo, como Aoturoa y Cardrona Terrace, ofrecen alojamientos aislados de primer nivel en hermosos paisajes, con la opción de disfrutar en el mismo lugar de comida gourmet y vinos locales cuidadosamente seleccionados.

La cercana cuenca de Cromwell incluye reconocidas viñas y productores de alimentos selectos. Miel de tomillo, azafrán, arándanos, frutas con carozo, aceitunas, nueces y verduras frescas son solo algunos de los ingredientes que los chefs locales tienen a su disposición. La mayoría de los productores reciben visitantes, y muchos de ellos ofrecen tours informativos.

Buscar y reservar vuelos