Lago Rotorua

Estás aquí

En el centro del lago Rotorua se encuentra la isla Mokoia, el escenario de una de las más famosas historias de amor de Nueva Zelanda.

Este lago maravillosamente tranquilo tiene una historia violenta. Es uno de los grandes volcanes de la región de Rotorua y su cámara de magma subyacente colapsó tras una erupción masiva hace unos 200.000 años. El colapso creó una caldera circular de aproximadamente 16 km de ancho, que se llenó de agua para formar el segundo lago más grande de la Isla Norte.

La actividad geotérmica continúa abajo y alrededor del lago Rotorua. Nubes de vapor flotan en la orilla y el agua tiene un alto contenido de azufre, lo que produce una mágica coloración verde azulada.

La famosa historia de amor de Hinemoa y Tutanekai

La isla Mokoia, en el centro del lago, es una cúpula de riolita formada por lava que se filtra lentamente. Esta isla fue el escenario de una de las más grandes historias de amor de Nueva Zelanda: el cuento de Hinemoa y Tutanekai.

La hermosa doncella Hinemoa era la hija de un influyente jefe. Vivió en las costas del este del lago Rotorua y se le consideraba puhi (sagrada), lo que significaba que su tribu elegiría a su esposo. Muchos pretendientes acudían a solicitar su mano, pero ninguno obtuvo la aprobación de la tribu.

En la isla Mokoia vivía una familia de varios hermanos, entre ellos Tutanekai, el más joven. En una reunión tribal, donde los jóvenes guerreros practicaban sus habilidades para la lucha, Tutanekai vio a Hinemoa y se enamoró. La gran destreza con las armas y buena apariencia de Tutanekai captó la atención de Hinemoa y ella también se enamoró. Sin embargo, no tenían un futuro juntos, ya que Tutanekai era considerado demasiado humilde para casarse con Hinemoa.

El pobre y apesadumbrado Tutanekai se sentaba en la orilla de la isla tocando triste música con su flauta. La música fluía hasta el otro lado del lago donde Hinemoa esperaba con pesadumbre. Consciente de lo que estaba ocurriendo, el pueblo de Hinemoa tomó la costumbre de tirar las pesadas canoas de la tribu hasta la playa. Pero no contaban con el ingenio de Hinemoa.

Una noche, Hinemoa elaboró un salvavidas de calabazas vacías y nadó hacia el sonido de la flauta de Tutanekai. Finalmente llegó a la isla Mokoia y se dirigió directamente a la piscina termal de la isla, Waikimihia, para recuperarse del nado frío.

Mientras entraba en calor, el esclavo de Tutanekai bajó a la piscina para recoger agua. Con una voz ronca, Hinemoa dijo "¿Mo wai te wai?" (¿Para quién es el agua?). El esclavo respondió "Mo Tutanekai" (Para Tutanekai). Hinemoa cogió la calabaza que llevaba el esclavo y la rompió a un lado de la piscina.

Cuando el esclavo volvió donde Tutanekai y le contó lo que había ocurrido, Tutanekai fue a investigar. Los dos amantes al fin se reunieron y la tribu de Hinemoa aceptó a Tutanekai como su esposo. Un final muy feliz.

Hoy, la historia y la belleza natural de la isla Mokoia se puede explorar en un tour guiado. Los visitantes también pueden disfrutar de un chapuzón en Waikimihia (ahora conocida como la piscina de Hinemoa), en la parte sureste de la isla.

Buscar y reservar vuelos