Monumento nacional a la guerra y carillón

Estás aquí

En un hermoso entorno art déco, aprende sobre las épocas importantes en la historia de Nueva Zelanda y descubre un enorme instrumento musical de campanas.

La arquitectura art déco de este impresionante edificio inspira en el visitante conmovedoras imágenes de valentía y vidas perdidas. El memorial de 50 metros de altura alberga el Salón de los recuerdos, un carillón (enorme instrumento musical de campanas) y la Tumba del guerrero desconocido.

El Salón de los recuerdos contiene seis nichos memoriales, diseñados en forma de pequeñas capillas laterales. Cada capilla está dedicada a un sector distinto de las Fuerzas Armadas de Nueva Zelanda. En el extremo del área central hay una escultura de bronce que representa a una mujer uniendo a su familia, en ausencia de su compañero en servicio activo.

El carillón es el tercero más pesado del mundo y el único en Nueva Zelanda. Las campanas de bronce fundido varían entre 13 kilogramos y 12,5 toneladas cada una, con un peso total de 70,5 toneladas. Con sus 74 campanas que abarcan seis octavas, el carillón deleita a la audiencia con más de 200 horas de conciertos en vivo cada año. Las campanas del carillón se afinan cromáticamente; cuando suenan juntas producen una amplia gama de efectos armoniosos concordantes. Originarios de Bélgica, los Países Bajos y el norte de Francia, muchos carillones fueron confiscados y fundidos para producir armamentos durante la Primera Guerra Mundial, a eso se debe su resurgimiento en tiempos de paz y su asociación con monumentos conmemorativos de la guerra.

La Tumba del guerrero desconocido tiene el lugar más importante en los escalones de entrada al memorial. Su diseño, inspirado en la constelación de la Cruz del Sur, posee un carácter distintivo de Nueva Zelanda. Finalizado en noviembre de 2004, la tumba es el lugar de descanso de los restos de un soldado neozelandés desconocido, repatriado de un cementerio de la Primera Guerra Mundial ubicado en la región de Somme, en Francia. Sin detalles sobre el nombre, rango, regimiento, raza ni religión, el soldado representa y hace honor a todos los neozelandeses caídos en la guerra.

Buscar y reservar vuelos