Aguas termales en Nueva Zelanda

Estás aquí

En Nueva Zelanda, nunca estás lejos de una piscina termal natural.

Algunas personas prefieren centrar sus vacaciones en Nueva Zelanda en torno a un tema específico, como por ejemplo los faros, las cascadas o las bodegas de vino. Este es un nuevo tema en el que probablemente nunca pensaste: las piscinas geotérmicas.

La Isla Norte de Nueva Zelanda está poblada de volcanes, y las piscinas termales son un efecto secundario muy agradable de toda esta furia subterránea. En la Isla Sur existen fallas geológicas activas que generan calor al interior de la tierra y originan piscinas termales en los lugares más inesperados. Algunas cuentan con infraestructura, por lo que se exige el pago de una entrada. Otras aún se encuentran en estado natural y se pueden visitar sin costo.

A continuación encontrarás una selección de piscinas termales comerciales y en estado natural de Nueva Zelanda, descritas de norte a sur.

Ngawha

Las tribus Ngapuhi han utilizado por cientos de años las aguas termales de Ngawha, en las cercanías de Kaikohe, como tratamiento de salud. El agua de estas piscinas surge directamente de la tierra y tiene distintas tonalidades de grises y marrones. Se cree que un baño en Ngawha alivia el dolor articular y el sarpullido. No esperes instalaciones palaciegas; Ngawha tiene claramente un entorno rústico.

Isla Gran Barrera

Al este de Auckland, en los límites más extremos del golfo de Hauraki, se encuentra la isla Gran Barrera, en la que puedes disfrutar gratuitamente de una mágica experiencia en piscinas termales al interior de un bosque. Solo sigue el sendero peatonal a las piscinas termales de Kaitoke desde Whangaparapara Road.

Te Aroha

Te Aroha Mineral Spas se encuentra al sur de Auckland, bajo del monte Te Aroha. Estas piscinas, renovadas con estándares de resort, conservan el encanto de la era eduardiana. Podrás beber de una fuente que, se piensa, estimula el bienestar (¿será la fuente de la juventud?), y en las inmediaciones encontrarás el único géiser de agua de soda caliente del mundo.

Coromandel

Lost Spring, cerca de Whitianga en la península de Coromandel, aprovecha las aguas cristalinas que manan de una fuente termal ubicada 600 metros bajo tierra. Las esculpidas piscinas y relajantes cascadas de Lost Spring, que se enmarcan en el bosque nativo, prometen una experiencia de baño termal muy pintoresca.

La playa Hot Water, a la que se accede desde Whitianga por la costa, ofrece burbujas de agua termal que emergen a través de la arena. Un par de horas antes o después de la marea alta, puedes cavar tu propia bañera de hidromasaje en la arena; luego, solo recuéstate a observar las olas que rompen sobre la playa. ¡Maravilloso! Este baño termal es completamente gratis, a menos que necesites alquilar una pala en la tienda local.

Tauranga

En la ciudad costera de Tauranga encontrarás el complejo de piscinas geotérmicas Fernland Spa Thermal Mineral Springs, ubicado en medio de un parque forestal nativo de 2,5 hectáreas. Este lugar cuenta con una gran piscina principal y ocho piscinas privadas.

Rotorua

Desde Tauranga hacia el interior se encuentra Rotorua, ciudad construida sobre una zona volcánica activa. Casi todos los establecimientos de alojamiento en Rotorua ofrecen bañeras de hidromasaje privadas con aguas termales. También encontrarás una selección de complejos de piscinas termales, como el famoso Polynesian Spa, en el que puedes elegir entre cuatro áreas de baño. Saliendo de la ciudad se encuentra Waikite Valley Thermal Pools, que ofrece una variedad de piscinas de aguas termales entre 36 y 40 °C. Allí puedes seguir un sendero hasta Te Manaroa Spring, la mayor fuente natural de agua hirviendo de Nueva Zelanda.

Cerca de Reporoa están las aguas termales de Butcher's Pool, a las que puedes acceder sin costo. Esta piscina pertenece al concejo municipal de Rotorua, a cargo también de su mantenimiento, y está muy bien calificada por los bañistas habituales. Cuenta con senderos asfaltados, baños y vestidores.

Un gusto que te puedes dar gratis cerca del lago Rotowhero es Kerosene Creek, lugar que tiene una cascada termal y una piscina de agua pura con suelo arenoso. Cuenta con un antiguo cobertizo neozelandés de hierro corrugado como vestidor que enriquece el entorno rústico.

Taupo

No lejos de Rotorua está Taupo, otra zona de aguas geotérmicas donde existen hoteles y moteles que cuentan con piscinas termales y spas privados. Una gran sorpresa es el complejo comercial de piscinas termales Taupo Hot Springs, emplazado en un valle de vapores termales.

El principal baño termal gratuito de Taupo se encuentra en Otumuheke Stream, un arroyo de aguas termales que desemboca en el río Waikato. En el punto de unión de ambos cauces se mezclan las aguas frías con las calientes. Solo nada hasta encontrar el lugar con la temperatura que más te agrade.

Isla Sur: Hanmer Springs y Westland

En la Isla Sur hay menos zonas de aguas termales, ya que su geografía es muy diferente a la de la Isla Norte. Sin embargo, la enorme falla Alpina que dio origen a los Alpes del Sur le ha hecho al mundo un gran favor al crear Hanmer Springs, un centro termal que abre durante todo el año y que habitualmente recibe premios por sus instalaciones. En Hanmer encontrarás piscinas con agua mineral termal, sulfurosa y dulce, así como una extensa área de actividades para niños con toboganes. Los tratamientos de belleza y masajes le dan el toque final a tu relajo.

El baño termal gratuito más austral se encuentra en Welcome Flat, Westland, al que podrás llegar haciendo un esfuerzo adicional. Comienza al sur del glaciar Fox y continúa la ruta de Copland por siete horas, hasta llegar al refugio y campamento del Departamento de Conservación (DOC). Deberás registrarte en el DOC para poder pasar la noche. Las piscinas están a corta distancia a pie desde el refugio y tienen una de las mejores vistas de las tierras inexploradas de Nueva Zelanda. Durante el deshielo primaveral, puedes recostarte en el agua termal a observar las avalanchas que caen como cascadas por las montañas.

Indicaciones de seguridad en las piscinas termales: Al nadar en aguas termales naturales con aguas que brotan directamente de la tierra, mantén la cabeza fuera del agua, ya que existe un pequeño riesgo de contraer una enfermedad llamada meningoencefalitis amébica. Es una enfermedad muy poco frecuente, pero bastante grave.
 

Buscar y reservar vuelos