En una reserva marina, toda la flora y la fauna marina están protegidas. No se puede tomar ni alterar nada.

Desde tu punto de vista, este nivel de protección es excelente por dos razones: hay más que ver, y lo que ves no te tiene miedo.

La primera reserva marina de Nueva Zelanda se creó en 1975 en una zona al norte de Auckland conocida como Goat Island. Fue una de las primeras reservas marinas protegidas del planeta. Los peces en esta reserva han tenido más de 30 años para superar su temor a los seres humanos. Actualmente, puedes verlos jugar alrededor de ti como cachorros.

Todas nuestras reservas marinas, y hay más de 25 de ellas, conservan una zona que es valiosa porque es típica, única o sumamente hermosa. Por ejemplo, las reservas marinas de Fiordland protegen los árboles de coral negro más grandes del mundo, algunos de más de 300 años de antigüedad.

Una de nuestras reservas marinas más famosas es la de las islas Poor Knights, donde las corrientes subtropicales, enormes cuevas y arcos mantienen una extraordinaria variedad de especies. Esta reserva ha sido nombrada como uno de los 10 mejores lugares para bucear del mundo.

Leer másCerrar
Buscar y reservar vuelos