Las granjas son una parte importante de la forma de vivir en Nueva Zelanda, y tanto la Isla Norte como la Isla Sur cuentan con extensos paisajes agrícolas, ganado de pastoreo y ovejas.

Desde la introducción del transporte de carga refrigerado en 1882, la gente alrededor del mundo ha disfrutado de nuestras carnes y productos lácteos de exportación.
 
Al recorrer Nueva Zelanda descubrirás un sinfín de prados abiertos, huertas llenas de color y viñedos bañados por el sol.
 
Aunque las granjas de ovejas, ganaderas y lecheras son las más comunes, también podrás ver ciervos, cabras, caballos, cerdos e incluso llamas en prados a lo largo del país.
 
Hay muchas oportunidades de ver cómo se esquila una oveja, aprender sobre la crianza de ciervos y cabras, ver a perros ovejeros en acción, ordeñar una vaca o una cabra, darle de comer a corderos o hacer un recorrido interactivo de una granja. Los criaderos de salmones y anguilas ofrecen encuentros directos con los peces, y el criadero de camarones cerca de Taupo ingeniosamente utiliza las cálidas aguas termales para la acuicultura.
 
Elegir hospedarse en una granja es una excelente manera de conocer a la gente del lugar y tener una experiencia de vida rural.

plane Buscar y reservar vuelos

También puede interesarte: