Una fusión de tierra y cielo en una botella

Marlborough ha estado produciendo vinos memorables desde que los primeros pioneros reconocieron algo especial en la tierra y plantaron los primeros viñedos hace más de 140 años. Su intuición le ha dado a esta región renombre mundial por producir vinos Sauvignon Blanc llenos de cualidades intensas que simplemente no se pueden encontrar en ningún otro lugar del mundo.

Los maorí locales lo llamaron Valle Wairau “Kei puta te Wairau” o el lugar con el agujero en las nubes. Y, al parecer, el dinamismo de sabor y aroma que distingue las uvas de Marlborough es el resultado de una combinación única de los suelos con noches claras y días de mucho sol en todos los valles de la región, que produce vinos de intensidad y aroma sin precedentes.

Pero no es suficiente simplemente tener el clima y suelo correctos. Los enólogos de Marlborough poseen una rara atención al detalle, paciencia y voluntad de trabajar con los ritmos de la naturaleza para sacar el potencial oculto de la tierra y las uvas. Esto da como resultados viñedos sustentables en un suntuoso paisaje, con una producción de vino que se mantendrá en su paladar por una tarde y permanecerá en sus recuerdos en los años venideros, al igual que el paisaje y la gente que conozca al descubrir su pasión y su lugar.

Creo que para que sea sustentable es necesario devolver más de lo que tomamos... Uno tiene que aprender a trabajar con la tierra y con el medio ambiente, si se puede sincronizar con estos factores las cosas son por lo general más fáciles.

Peter Yealands Founder of Yealands Estate

Next on your journey

Comida y vino: Nelson y Marlborough →

Comida y vino →