Cuando la gente visita Nueva Zelanda, se va del país habiéndose convertido en whānau (familia). Aquí, los viajeros comparten sus historias personales de cómo sintieron una conexión profunda con la gente de lugar.

Carla de Australia y Franny de Canadá

Miriam, de Alemania

“Tuvimos una cena muy agradable junto al lago con dos adorables parejas de neozelandeses mayores que nos invitaron a su casa en el oeste de Nueva Zelanda. 'Cuando nuestra hija viajó por Europa, la gente fue muy amable con ella. Ahora queremos devolver esa hospitalidad. Así que, vengan a quedarse con nosotros. ¡Tenemos una casa grande, con muchos dormitorios vacíos, ducha con agua caliente y lavarropas, y son más que bienvenidos!' “

“Estas personas fueron increíbles y esta experiencia resume bien a los kiwis. Todos nos tratan muy bien. #KiaOraNZ“ - Miriam (@wandersfrau)

Lago Taupo
Miriam en el lago Taupō, Lago Taupo

Miriam en el lago más grande de Nueva Zelanda, el lago Taupō, ubicado en la Isla Norte de Nueva Zelanda

#KiaOraNZ

Compartí tu experiencia en los medios sociales utilizando #KiaOraNZ o etiquetando a 100% Pure New Zealand.

Julia, de Australia

“Me encanta la gente de Nueva Zelanda. Son algunas de las personas más cálidas, amigables, serviciales y genuinas que conocí en lo que he recorrido del mundo hasta ahora. Cuando te sonríen, la sonrisa les llega a los ojos #KiaOraNZ“ - Julia (@lostandfoundtraveller)

Christchurch, Canterbury
Julia en el lago Tekapo, Christchurch, Canterbury

Celia, de Canadá

“Los kiwis son muy amigables. Cuando el mal clima no nos permitió hacer la caminata del sendero Tongariro Crossing, hicimos nuevos amigos de viaje y emprendimos una aventura diferente. #KiaOraNZ" - Celia (@ceeliu

Ruapehu
Celia y amigos en Taranaki Falls, Ruapehu

Quinn, de Canadá

“Hace dos semanas estábamos haciendo dedo y, Monkey, el dueño de un alojamiento para mochileros en Southland, nos llevó. Hace dos días, nos pasó a buscar y nos llevó a Milford Sound, donde pasamos dos días en su barco, pescando, buceando, navegando y dándonos un festín con lo que pescábamos.

“Lo mejor de la hospitalidad kiwi #KiaOraNZ“ - Quinn (@qolivia) 

 

Fiordland
Quinn en Milford Sound, Fiordland

Los Barber, de EE.UU.

“Durante nuestros primeros siete días en Nueva Zelanda, fuimos los destinatarios de tanta amabilidad y generosidad sin que pidiéramos nada, que nuestro paradigma sobre la interacción humana no dejaba de cambiar.

“En esos primeros días, personas que solo nos conocía hacía unas horas, nos ofrecieron llevarnos en su vehículo, nos invitaron a sus casas a tomar café con torta, nos invitaron a cenar en el centro, se tomaron vacaciones del trabajo para mostrarnos el país del que estaban tan orgullosos, tuvimos charlas profundas y significativas, nos compraron almuerzos y cenas, nos ofrecieron el uso de sus vehículos y sus casas, nos prepararon la cena, nos llevaron a sus casas a conocer a sus familias y hasta nos invitaron a hacer cross-fit con ellos.

“Lo vuelvo a decir por si se les pasó, ¡todo esto fue en los primeros siete días! No fueron las cosas que la gente nos ofreció lo que más nos impresionó, sino que nos estaban ofreciendo acceso a ellos y a sus familias. El espíritu con el que dieron fue esclarecedor" #KiaOraNZ“ - Los Barber (@barbersgoglobal

 

Auckland
Los Barber en Mt Eden, Auckland

#KiaOraNZ

Compartí tu experiencia en los medios sociales utilizando #KiaOraNZ o etiquetando a 100% Pure New Zealand.

¿Cuál es tu próximo destino?