Nueva Zelanda es una tierra de aventuras y belleza, y ofrece increíbles actividades dignas de estar en la lista definitiva de cosas para hacer al menos una vez en la vida de cualquier persona.

Hobbiton

En las afueras del pueblo de Matamata en la región de Waikato, Sir Peter Jackson descubrió el lugar perfecto para crear la Comarca y el pueblo de Hobbiton. El plató sigue existiendo hoy en día y es un lugar espectacular para visitar, y no solo para los fans de las trilogías del Señor de los anillos y El Hobbit.

Isla White

En la región de Bay of Plenty en la Isla Norte, la isla White aparece en el horizonte como un espeso penacho de humo que surge del océano Pacífico, el primer indicio visible de una de las atracciones naturales más fascinantes de Nueva Zelanda. Desde Whakatane, justo al sur de Tauranga, podés ir en barco o en helicóptero a la isla para vivir una experiencia de otro mundo.

Playa Hot Water

En la playa Hot Water en la península de Coromandel en la Isla Norte de Nueva Zelanda, los visitantes pueden crear su propio jacuzzi natural en la arena mojada cuando la marea está baja. Podés comprar una pala en un negocio cercano o traer la tuya para construir tu propia pileta termal con una impresionante vista al océano.

Cruce alpino Tongariro

El cruce alpino Tongariro es la caminata de un día más famosa de Nueva Zelanda, y te lleva a través de increíbles paisajes en nueve horas de senderismo. El cruce es una caminata de un día de 19,4 kilómetros, que pasa por el monte Ngauruhoe y sobre el monte Tongariro, con vistas panorámicas a áreas volcánicas activas y coloridos lagos de cráteres en una doble área de patrimonio de la UNESCO.

Avistamiento de ballenas en Kaikoura

Kaikoura es un destino para avistar ballenas todo el año y también es famosa por su pintoresca ubicación: una escarpada costa entre el océano Pacífico y los picos nevados de los Alpes del Sur, que forman un espectacular telón de fondo para la vida marina que a menudo se puede ver cerca de la costa.

Buceo en las islas Poor Knights

A 23 kilómetros de la costa de Tutukaka en Nueva Zelanda, las islas Poor Knights son un lugar mundialmente famoso para bucear. Descritas por Jacques Cousteau como el mejor lugar para bucear en aguas templadas subtropicales, las islas Poor Knights son parte de una reserva marina que cuenta con un ecosistema extraordinariamente variado.

Milford Sound

La joya en la corona del parque nacional Fiordland, Milford Sound fue una vez descrito como la octava maravilla del mundo por Rudyard Kipling. Imponentes picos, cientos de cascadas, vida marina excéntrica y aguas cristalinas se combinan para crear uno de los lugares más impresionantes del planeta. Pasar la noche en un barco en Milford Sound es una experiencia en la que podés disfrutar a pleno del silencio absoluto después de que los visitantes del día se hayan ido.

Saltos bungy

Nueva Zelanda fue el primer país del mundo en comercializar los saltos bungy en el puente colgante Kawarau en las afueras de Queenstown. Atrevete a saltar mirando el deslumbrante río Kawarau, o enfrentate al salto Nevis, a 134 metros sobre el suelo del valle.

Aurora austral

Aunque la aurora boreal es un famoso y querido artículo en la lista de cosas para hacer al menos una vez en la vida de aquellos quienes disfrutan de observar el cielo nocturno, la menos conocida aurora austral es igual de espectacular. En Dunedin, la aurora austral aparece justo sobre el horizonte meridional y crea increíbles reflejos en el agua para el deleite de los fotógrafos.

Cuevas de Waitomo

Un antiguo mundo subterráneo en el corazón del centro de la Isla Norte, el sistema de cuevas de Waitomo es una serie de fascinantes e imponentes maravillas naturales. La gruta de gusanos luminosos es una de las atracciones más populares en la que los visitantes viajan en bote por la espectacular cueva guiados por la luz de miles de únicos gusanos luminosos de Nueva Zelanda.

Planificá tu aventura en Nueva Zelanda

Para más ideas de cosas que no te podés perder, buscá #NZMustDo en Instagram

¿Cuál es tu próximo destino?