Cataratas Huka

Estás aquí

En las cataratas Huka se puede apreciar el fenómeno de la energía hidroeléctrica natural: más de 220.000 litros de agua por segundo.

El río Waikato, el más largo de Nueva Zelanda, se mueve con gracia al norte desde el lago Taupo, entre bancos a 100 metros de distancia. Justo antes de las cataratas Huka, entra a una quebrada poco profunda de piedra volcánica dura. El efecto es el equivalente natural a gran escala de una manguera de bomberos que alimenta una boquilla muy pequeña.

Las aguas, que antes eran tranquilas, rugen y retumban a gran velocidad por la quebrada antes de irrumpir en las cataratas Huka para romper en la pileta turbulenta 11 metros más abajo. Un puente peatonal justo en la parte superior de las cataratas te ubica en una posición privilegiada para acercarte y presenciar el despliegue aterrador de más de 220.000 litros de agua por segundo. Si querés ver de cerca la potencia y furia de las cataratas, probá un paseo en lancha de propulsión a chorro.

Para seguir el desarrollo hasta las cataratas, podés recorrer el parque Spa hasta el sendero Huka Falls Trail, una caminata fácil de una hora que empieza donde el río todavía es tranquilo y ancho. Pasando por bosques nativos y exóticos, el sendero emerge nuevamente junto al río, y el rugido de las cataratas crece cada vez más en cada giro. Alrededor de las cataratas, hay varios puntos panorámicos desde los cuales podés disfrutar de todo su esplendor y sacar fotos impresionantes.

El estacionamiento de las cataratas Huka está aproximadamente 1,6 km al norte de Taupo. Un autobús que viene de Taupo pasa varias veces al día en un circuito por las atracciones locales.

Buscar y reservar vuelos