La región de Waitaki es un lugar de contraste de paisajes y de una belleza natural evocadora. Conocé misteriosos peñascos, playas azotadas por el viento y arte rupestre maorí.

La región de Waitaki combina una costa salvaje y azotada por el viento con planicies color esmeralda e imponentes montañas. En la parte del medio de la costa de la región se encuentra el pequeño pueblo de Moeraki y sus enormes peñascos esféricos. Esparcidos por la playa, los peñascos de Moeraki tienen más de 65 millones de antigüedad y se puede llegar a ellos fácilmente desde la playa. Estate atento para ver a los delfines de Héctor que a menudo son vistos jugando en las olas lejanas.

Continuando hacia el norte, pará en Oamaru y mirá la arquitectura histórica de piedras blancas, un impresionante paisaje urbano que se alza sobre una encantadora comunidad. Desde acá incluso podés subirte a una bicicleta y seguir el sendero Alps to Ocean al revés e ir hasta Aoraki Mount Cook.

Yendo hacia el interior, los picos nevados y los hermosos lagos contrastan con las colinas marrones peladas que se elevan desde el suelo del valle. Podés parar y ver Earthquakes, una impresionante formación de acantilados de piedra caliza que están llenos de fósiles antiguos. Ahí cerca encontrarás dibujos rupestres maoríes hechos de ocre rojizo, carbón vegetal y grasa animal.

El río Waitaki fluye entre el paisaje, puntuado por tres represas hidroeléctricas: Waitaki, Aviemore y Benmore. La represa de Waitaki fue construida con picos y palas en la década de 1930, y Benmore es una de las represas de tierra más grandes del hemisferio sur. En verano, su color azul brillante contrasta con el paisaje naranja quemado que lo rodea.

Hay muchas caminatas agradables en el área de Otematata, la mayoría de las cuales duran una hora. Las caminatas más largas incluyen los senderos Benmore Peninsula y Deep Stream. 

Omarama marca el límite oeste del valle de Waitaki. Si te gusta planear, este es el lugar para hacerlo. El viento del noroeste sopla constante y cálidamente de los Alpes del Sur para formar el famoso Arco del Noroeste, una corriente ascendiente de aire caliente que puede llevar a un intrépido piloto de planeador hasta 10.000 metros.

Escondida en remotas y escarpadas tierras altas flanqueadas por los Alpes del Sur y un lago alimentado por un glaciar, se encuentra la aldea más septentrional del distrito, Ohau, a solo 30 minutos de Omarama. Ohau es un pintoresco y tranquilo escondite alpino, perfecto si te gusta caminar, hacer senderismo, andar en bicicleta y esquiar.

plane Buscar y reservar vuelos