Geografía y geología de Nueva Zelanda

Estás aquí

Encontrarás una variedad de paisajes sorprendentes en Nueva Zelanda, todos cercanos entre sí.

Espectaculares glaciares, pintorescos fiordos, montañas escabrosas, vastas llanuras, colinas extensas, bosques subtropicales, una meseta volcánica y kilómetros de costas con maravillosas playas de arena, todo esto lo encontrarás aquí. No es de extrañar que Nueva Zelanda se esté haciendo tan famosa como destino de filmación de películas.

Situada en el sudoeste del Pacífico, Nueva Zelanda consta de dos islas principales: la Isla Norte y la Isla Sur. La isla Stewart y muchas islas más pequeñas se encuentran en el litoral.

La Isla Norte de Nueva Zelanda tiene una "espina dorsal" formada por cadenas montañosas en el centro, con ondulantes tierras cultivables a ambos lados. El centro de la Isla Norte está dominado por la meseta volcánica, un área volcánica y térmica activa. Los enormes Alpes del Sur conforman la columna vertebral de la Isla Sur. Hacia el este de los Alpes del Sur, se encuentran las ondulantes tierras cultivables de Otago y Southland, además de las extensas y planas llanuras de Canterbury.

Cómo comenzó

Las rocas más antiguas de Nueva Zelanda tienen más de 500 millones de años de antigüedad y alguna vez formaron parte de Gondwana. Este enorme supercontinente comenzó a dividirse alrededor de 160 millones de años atrás, y Nueva Zelanda se separó de este hace unos 85 millones de años.

Nueva Zelanda descansa sobre dos placas tectónicas, la Pacífica y la Australiana. Quince de estos gigantescos trozos de corteza en movimiento conforman la superficie de la Tierra. La Isla Norte y algunas partes de la Isla Sur descansan sobre la placa Australiana, mientras que el resto de la Isla Sur descansa en la Pacífica. Debido a que estas placas están cambiando constantemente y triturándose entre ellas, Nueva Zelanda tiene mucha acción geológica.

Áreas geotérmicas y aguas termales

Esta actividad subterránea brinda a Nueva Zelanda algunas espectaculares áreas geotérmicas y relajantes aguas termales, además de proporcionar electricidad y calefacción en algunas áreas. Rotorua es el principal centro de atracciones geotérmicas, con cantidades de piscinas de lodo, géiseres y aguas termales en sus áreas térmicas activas, y, por supuesto, también su marca registrada, el aroma de la "ciudad del azufre". Primero colonizada por los maoríes que usaban las aguas termales para cocinar y bañarse, Rotorua rápidamente atrajo a los residentes europeos. Los renombrados beneficios para la salud de sus piscinas termales rápidamente le valieron a la zona el nombre de "Cureland" (tierra que sana).

Aparte de Rotorua, puedes disfrutar de aguas termales y otras actividades geotérmicas en casi todas las regiones de la Isla Norte más al norte de Turangi, así como también en Hanmer Springs y la región de West Coast en la Isla Sur. 

Amables playas de arena, hasta salvajes y escabrosas costas

Nueva Zelanda tiene más de 15.000 kilómetros de hermosa y variada costa. En el extremo norte y en gran parte de la costa este de la Isla Norte, encontrarás largas playas de arena perfectas para nadar, practicar surf y tomar sol. La costa oeste de la Isla Norte tiene playas de arena oscura, con altos contenidos de hierro. El norte de la Isla Sur tiene algunas hermosas playas de arena, mientras que las costas del resto de la Isla Sur tienden a ser más salvajes y escabrosas. 

Desde cadenas montañosas hasta fértiles tierras de cultivo

Alrededor de un quinto de la Isla Norte y dos tercios de la Isla Sur corresponden a montañas. Estas montañas, que se extienden desde el extremo norte de la Isla Norte hasta la parte inferior de la isla Sur, son producto de la colisión de las placas Australiana y Pacífica.

Por millones de años, depósitos aluviales (erosionados de las montañas por los ríos) formaron las vastas llanuras de Canterbury en la Isla Sur y varias planicies más pequeñas en la Isla Norte. Estas llanuras aluviales contienen parte de la más fértil y productiva tierra cultivable de Nueva Zelanda.

Glaciares de hielo pulverizado

Los Alpes del Sur de Nueva Zelanda tienen varios glaciares, siendo el más grande el glaciar Tasman, que puedes apreciar realizando una corta caminata desde el pueblo de Mount Cook. Los glaciares más famosos de Nueva Zelanda son el Franz Josef y el Fox en West Coast, Isla Sur. Los montañistas y excursionistas pueden acceder fácilmente a estos espectaculares glaciares cavados por hielo en movimiento durante miles de años. Puedes subir caminando por el glaciar o puedes hacer una excursión en helicóptero; te llevan a la cima en helicóptero y desciendes caminando.

Montañas sumergidas

Durante miles de años, el proceso de subducción ha visto cómo partes del paisaje de Nueva Zelanda se ha sumergido. Los estrechos de Marlborough Sounds y Fiordland son ejemplos de altas cadenas montañosas que se han "sumergido" en el mar, creando espectaculares estrechos y fiordos. Estas áreas ofrecen algunos de los paisajes más pintorescos de Nueva Zelanda, con abruptas colinas cubiertas de exuberante vegetación que descienden hasta las profundas bahías calmas. Las claras y calmas aguas profundas, rodeadas de hermosos arbustos hacen que estas áreas sean ideales para navegar en bote y kayak.

Buscar y reservar vuelos