Isla Rotoroa

Estás aquí

En el golfo Hauraki de Auckland vas a encontrar una isla única llena de arte, patrimonio y conservación.

La isla Rotoroa, en la costa este de la isla Waiheke, estuvo prohibida para el público durante más de un siglo, pues ahí se situó el primer centro de tratamiento contra la adicción al alcohol y las drogas de Nueva Zelanda. Dicho centro es el que funcionó por más tiempo. 

Hoy en día, es una propiedad de conservación y patrimonio, gracias a la generosidad de filántropos locales que negociaron un arriendo de 99 años con el Ejército de Salvación, al crear el fondo Rotoroa Island Trust (RIT), y un programa de restauración y modernización diseñado para devolver el acceso a la isla al pueblo neozelandés. 

Los visitantes de Rotoroa pueden explorar los edificios patrimoniales en el corazón de la antigua comunidad de la isla, incluida la cárcel, la capilla, la escuela y el cementerio.

Un centro de exposiciones de vanguardia repasa la historia de Rotoroa, a la vez que un programa de conservación importante se encarga de reintroducir más de 350.000 plantas nativas a la isla junto con una estrategia de erradicación de plagas.

En abril del 2011 se instaló un material gráfico monumental llevado a cabo por el famoso escultor neozelandés Chris Booth, que domina el cabo del sur de la isla.

La isla tiene cuatro playas hermosas, senderos para caminar e instalaciones completamente nuevas, lo que incluye lugares gratuitos para hacer asado.

Cómo llegar

Reservá un ferry con 360 Discovery Cruises al 0800 360 3472 o en www.360discovery.co.nz
Para obtener más información sobre Rotoroa, visitá www.rotoroa.org.nz

Qué tenés que llevar

  • Zapatos para caminar, protector solar y un sombrero para el sol
  • Equipo de natación y toallas
  • Comida y refrigerios

En la isla hay acceso a teléfonos celulares y agua dulce.

Qué podés hacer

  • Visitá la capilla, con sus 48 pasos que se refieren al proceso de recuperación de una adicción.
  • Explorá la cárcel donde se desintoxicaba a los internos ebrios durante la admisión.
  • Andá a la escuela de 1860 que también funcionaba como una casa de té y como la antigua despensa de la comunidad.
  • Visitá el centro de exposiciones.
  • Caminá hasta el cementerio de la isla y contemplá las vistas de Coromandel, la isla Ponui y el golfo Hauraki.
  • Nadá y hacé un picnic en una de las cuatro playas maravillosas de la isla.
  • Prepará el almuerzo y cocinalo en uno de los lugares gratuitos para hacer asados de la isla.
  • Visitá el mástil de la nave Tiri II, la estación de radio del barco pirata Hauraki que transmite desde el golfo y que finalmente fue clausurada en la isla.
  • Explorá los senderos para caminar entre arbustos nativos en regeneración.
  • Llevá a tus hijos a pescar al muelle en la bahía Home o tratá de atrapar un pargo desde las piedras de una de las bahías de la isla.
  • Visitá la escultura de siete metros de Chris Booth en el cabo sur de la isla.

Ayudá a cuidar la isla

Rotoroa es una isla sin depredadores, así que están prohibidos los perros. Hay programa de erradicación de plagas en curso. No está permitido acampar.

Buscar y reservar vuelos