Locura miscelánea

Estás aquí

Los neozelandeses adoran todo lo que tenga un toque de locura. Además del menú habitual de hazañas aventureras, tenemos unas cuantas más extravagantes y maravillosas para que te entretengas.

Como nuevo país insular en el lejano hemisferio sur, la necesidad de autonomía inspiró una cultura de innovación. La necesidad es, después de todo, la madre de los inventos. Sin embargo, nuestro ingenio no se limita a equipos para granjas y embarcaciones.

Con el correr de los años, nuestra naturaleza creativa nos ha llevado a idear alternativas cada vez más extrañas para la recreación y el deporte. Estas aventuras hacen que tu mente entre en un estado de miedo extremo, pero, por lo general, son completamente seguras.

Desde rodar por una colina dentro de una esfera de plástico inflada o saltar al vacío sujetado solo por una cuerda, todo es pura locura variada. Como resultado, la descarga de adrenalina hace que personas perfectamente normales griten como locas a todo pulmón, mientras sus amigos toman fotos divertidas para mostrarles luego.

Una de las actividades realmente locas de Nueva Zelanda es el Canyon Swing Shotover. Este no es tu columpio normal. A 109 metros sobre el magnífico desfiladero de Shotover, cerca de Queenstown, los clientes "disfrutan" de 60 metros de caída libre a pocos metros de la pared vertical del acantilado, alcanzando velocidades de hasta 150 kilómetros por hora y balanceándose a 200 metros sobre el río.

Ya sea Canyon Swing o alguna otra loca proeza, tiene que haber espacio para una experiencia que supere los límites de la cordura en algún lugar de tu itinerario. Es hora de redefinir el significado de diversión. 

Leer másCerrar

¿Tienes una gran historia para contar? Agrega tu artículo

Buscar y reservar vuelos