Casa de vacaciones en Nueva Zelanda

Estás aquí

En Nueva Zelanda, la casa de vacaciones se conoce como “bach”. Ya sea que esté junto al mar, río, lago o bosque, la casa de vacaciones siempre es sinónimo de descanso.

Breve historia de la casa de vacaciones

Abreviatura de las palabras inglesas "bachelor pad" (residencia de soltero), la palabra "bach" (casa de vacaciones) está profundamente inserta en la idiosincrasia de los neozelandeses, a menos que seas del extremo sur de la Isla Sur, donde se usa la palabra "crib" para referirse a una casa de vacaciones.

Después de la Segunda Guerra Mundial, y a medida que mejores carreteras hacían más accesibles los lugares remotos, los neozelandeses comenzaron a construir desordenadamente casas de verano en lugares preciosos por todo el país. En aquellos días, una casa de verano era "algo construido por ti mismo, en un terreno que no es tuyo, con materiales prestados o robados". Aún se pueden ver algunas de esas casas de verano originales, que se niegan rotundamente a caer, en los pueblos costeros de Nueva Zelanda. Hechas de placas metálicas onduladas, fibrolita y madera usada, verás que, a menudo, se pintaban de extravagantes colores. Las más auténticas aún tendrán una "letrina de pozo" en la parte trasera.

Gracias al cielo por la evolución

Con el tiempo, la mayoría de estas construcciones de Nueva Zelanda se han convertido en cómodas casas de vacaciones que se encuentran en terreno adquirido legalmente. Incluso algunas se han convertido en mansiones con garaje para cuatro automóviles, playa privada y embarcadero para el yate.

En el extremo básico de la escala, las casas están equipadas con muebles usados traídos de la "verdadera casa". Son una especie de museos familiares, llenos de muebles raros, obras de arte kitsch y divertidas baratijas de décadas pasadas.

Otras se han convertido en proyectos de decoración de interiores, con colores perfectamente combinados de arriba a abajo y accesorios de diseño. Si buscas "reservar casa de vacaciones" en cualquier sitio web de Nueva Zelanda, podrás ver toda la gama de estilos de estas casas, desde la fuerte combinación naranja y marrón de la década de 1970, hasta el más elegante estilo minimalista.

En ocasiones, estas casas reciben apodos, que se pueden ver en una placa colgada en la puerta. Entre algunos nombres clásicos, podemos encontrar Duck-Away Cottage (cabaña déjame en paz), Works End (fin del trabajo), Lazy Dayz (días relajados) y Thiseldome ("this will do me", esto me vendrá bien).

La vida es una casa de vacaciones

Lo que haces en una casa de vacaciones depende del lugar en que esté la casa. Si está a orillas de un lago alpino en los Alpes del Sur, en invierno todo será esquí y snowboard, mientras que el verano ofrecerá una carta de excursionismo, ciclismo, pesca y navegación. Si está en la playa, durante nueve meses del año (primavera, verano y otoño), podrás disfrutar del océano. Algunos aspectos de la vida en estas casas de vacaciones son comunes para todas: hacer barbacoas, dormir a cualquier hora del día, no vestirse (sandalias y pantalones cortos son el uniforme oficial de las casas de vacaciones) y aprovechar los excelentes paisajes al aire libre en cada oportunidad.

La ventaja

Entonces, ¿por qué reservar una de estas casas, en lugar de un motel o un hotel? Hay dos razones principales: el costo y la ubicación.

Costo: Según la época del año en que hagas tu visita, una casa de vacaciones de tres habitaciones en Northland subtropical puede costar solo $80 la noche. En el extremo cinco estrellas del espectro, una casa de cuatro habitaciones frente a la playa en Mount Maunganui cuesta $275 la noche en temporada baja, y $550 en temporada alta.

Ubicación: Puedes descubrir partes de Nueva Zelanda que son demasiado pequeñas y demasiado lejanas para tener hotel o, incluso, campamento. Algunas que se vienen a la mente son Waitete Bay en la península de Coromandel, la playa Nine Mile en Westland, y Anaura Bay en East Cape.

Otra razón para incluir una casa de vacaciones durante tu estadía en Nueva Zelanda es el equipamiento. A menudo, las casas de vacaciones incluyen bicicletas, tablas de surf, equipo de pesca, kayaks y botes inflables que puedes usar en tu estadía. Incluso te puede tocar una bañera de hidromasaje.

Principales lugares de casas de vacaciones

Las casas de vacaciones no se limitan a rincones remotos de Nueva Zelanda. En pueblos turísticos importantes como Rotorua, Taupo, Hanmer Springs y Queenstown, hay casas de vacaciones privadas por todos lados.

Para ayudarte a comenzar, a continuación te presentamos solo algunas joyas del verdadero cofre de ofertas de casas de vacaciones neozelandesas:

  • Beachside Cottage, Halfmoon Bay, isla Stewart. Ideal para aquellas personas que quieren volver a las cosas simples de la vida. Maravíllate con las espectaculares vistas oceánicas y observa los botes pesqueros en sus faenas diarias. Recorre los senderos y disfruta del bosque nativo, las playas y la vida silvestre.
  • Marlin Maison, Russell, Bay of Islands. Cabaña de balleneros de 1926 bellamente remodelada para proporcionar un espacioso salón abierto con fantásticas vistas del océano.
  • Black Sands Lodge, Piha, Auckland. Cabaña de una habitación en un jardín privado de árboles nativos de Nueva Zelanda. Un minuto caminando hasta la famosa playa Piha.
  • The Shack, lago Rotoiti, Rotorua. Cabaña de kauri pesquera, original de la década de 1920, situada a orillas del lago. Incluye playa, embarcadero y cobertizo para botes.
  • Streamside, Tokaanu. Casa de dos dormitorios ubicada en los bancos mismos de Tokaanu Stream. La base perfecta para pescar en el río Tongariro, descender rápidos, recorrer el paso de Tongariro Crossing, esquiar en el monte Ruapehu o explorar el extremo sur del lago Taupo.
  • Bahía Karamarina, estrecho Kenepuru, Marlborough. Escapada romántica en una playa solitaria y segura para nadar. Aves, luciérnagas, pesca, bote inflable y canoa.
  • Carinya, Hanmer Springs. Con vistas al valle Hanmer hacia el sur y a la colina Conical hacia el norte. Vistas de montañas nevadas. En invierno, abre una botella de vino de una de las bodegas locales y relájate al aire libre en una bañera de hidromasaje.
  • The Black Shack, lago Hawea. Extraordinarias vistas sobre el lago Hawea y las montañas circundantes. Hermoso jardín de camelias y rododendros, y montones de senderos.
Buscar y reservar vuelos