Península de Otago

Estás aquí

Aparta un día para explorar la península de Otago, donde las experiencias ecológicas van desde colonias de pingüinos y lobos marinos hasta los acantilados de Chasm y Lovers Leap.

Ubicada en el borde sur del gran puerto de Dunedin, la península de Otago es alta y escarpada por el lado del océano, pero cálida y protegida por el lado del puerto. Tiene un origen volcánico y es parte de la pared del cráter de un gran volcán extinto.

La península de Otago es un espectacular paseo panorámico. Desde Vauxhall puedes seguir la carretera costera pasando por pequeños asentamientos y playas hasta Taiaroa Head, donde hay una colonia de albatros. Otras atracciones cercanas a Taiaroa Head son los lobos marinos de la playa Pilots y los leones marinos de la playa Te Rauone.

El lado sur de la península de Otago es elevado y escarpado. Los senderos llevan a miradores en acantilados, playas, zonas de anidación de pingüinos y colonias de focas. En la playa Victoria hay una formación rocosa de aspecto egipcio, conocido localmente como "Las Pirámides"; en la playa Allans puedes ver pingüinos ojigualdos, lobos marinos y leones marinos.

Desde Portobello puedes volver a Dunedin a través de Highcliff, que serpentea por la cumbre de la península. Desvíate por el camino Sandy Mount Road para encontrar Chasm and Lovers Leap; también puedes caminar para ver tres hornos históricos que se utilizaron entre 1860 y 1938. Sealpoint Road, otro desvío, te lleva a Seal Point y al sendero hacia la bahía Sandfly (llamada así por la arena que vuela de las dunas gigantes). El castillo Larnach también se puede acceder desde Highcliff Road.

Buscar y reservar vuelos